¿Dónde?

Este blog -y todos los maravillosos emprendimientos del Torchiari Communication Network- está alojado en ElServer.com

Cinco razones para contratar el hosting de ElServer.com:

1. Hablan español: nada de recibir crípticos mails en inglés que te dicen que acaban de voltearte el sitio because cnadslcbnalscukbn with some ausdchbilascb. Cuando llamás por teléfono te dicen pehachepe mai admin, dominio y subdominio, hache te eme ele y saben perfectamente lo tedioso que es lidiar con nic.ar y todos los registros de dominios de países bananaeros como Argentina.
2. Son gente real: tanto los dueños como los empleados andan por ahí mamándose en las fiestas con todos nosotros, dan charlas, organizan eventos y hasta parecen normales. Nada de personajes misteriosos que no sabés muy bien quienes son.
3. El datacenter es real: hasta yo lo conozco (no te lo recomiendo para seres humanos porque te morís de frío). Para no encontrarte con que “tu sitio querido” está en una Pentium II en sótano de Mozambique, administrada por un filipino que vive en Croacia.
4. Te mantienen informado: tienen “pila” de medios con los que te mantienen informados de las “cosas técnicas” que pasan con los servicios -como si se cae Fibertel o hay un mantenimiento programado o cambia la hora- y lo que pasa con TUS servicios en particular -como si se te vence un dominio o las estadísticas del sitio y alertas-. Podés seguirlos en twitter con @elserver, el blog o desde la monísima ventanita de estado del panel de control ingresando con tu clave de cliente.
5. Yo ya lo rompi antes: si sos de los que le gusta experimentar, y sobre todo con WordPress, ElServer.com es perfecto porque seguro que YO YA LO ROMPI ANTES, entonces el servicio técnico ya está afiladísimo para arreglarlo. Además podés usarme a mi de ninja si se te complica algo; te puedo dar una mano porque sé dónde está cada cosa (y si hosteas en otro lado, bueno, que Di_s te ayude: no entiendo el panel de control de ningún otro hosting porque son un chino incomprensible).

logo-ElServer

No Somos Nada

Cuando tenía la edad de estos salames que ahora se agrupan en “tribus” también había “grupos”. La adolescencia es esa edad espantosa en la que los seres humanos no pertenecemos a nada, y ese afán de pertenecer nos hace cometer idioteces a granel.
Las idioteces que se han puesto de moda en estos días están asociadas al uso de la tecnología: “la internet”, las computadoras, las camaritas digitales, los celulares, etc.; y se encarnan en estas “tribus junior” de bloggers, flogger, glams, chetos y las “tribus senior” de tecnología y la gran puta que los parió.
A long, long time ago in a galaxy far away, teníamos el grupito de los deportistas -encabezado por “los rugbiers” que eSSSplotaron en los 90-, los músicos -con los instrumentos electrónicos que tocaban casi solos-, los con-chetos -que pudientes hubo siempre-, los nerds -gracias a los cuales los masomenos vivos pasábamos los exámenes-, los grasas -que clase media deteriorada también había-, los lindos y los tímidos -porque feos son el 90% de los adolescentes y no merecen un grupo especial-.
En esa maroma de grupos, había otro -al que yo muy orgullosa pertenecía- que eramos los que No Somos Nada. Nada en particular con qué destacarnos, más que ser lo que SIEMPRE la pasaban bien. Asistentes a los eventos deportivos munidos de una cerveza, cantantes o RRPP de bandas, sobornados por los “pudientes” para hacerlos populares, escapándos de las clases aunque sea para ir a las Olimpíadas Matemáticas -y ganadores, cagándo a la elite de los nerds-, aprendiendo a manejar en los autos de los grasas, noviando con los lindos y bancando a muerte a los tímidos que sostenían nuestra religión del bon vivre.
Ese espíritu no-deportivo, no-artístico, no-económico, no-intelectual, no-precario, no-estético y no-psicológico, sigue vivo en algunos -otros sucumbieron a la necesidad pedorra de que le den una palmadita sus “pares”-, y muchos leen este blog.
Mi propuesta es armar y defender este estilo de vida de Pelotudos Que No Somos Nada -a ver si Feinmann ahora también se me cuelga de las tetas como con lo de que cualquier pelotudo tiene un blog, con un año de retraso-. Me di cuenta de que No Soy Blogger era un poco restrictivo, porque No Soy Flogger, No Soy Glam, No Soy Emprendedora, No Soy Cheta, No Soy Periodista, No Soy 2.0, No Soy PR, No Soy SEO, No Soy… un montón de cosas que ahora están (ah)rre de moda, pero SIEMPRE la paso bien -y es mucho más de lo que los miembros de estas tribus pueden decir de ellos mismos-.
No Somos Nada es una idea. Creo que tendría que escribir el Manifiesto. ¿Ayudas?

Escupí la pepa

Esta película está basada en hechos reales, algunos nombres de personajes involucrados han sido omitidos para la protección de su famosa identidad 2.0

Cosas ridículas que pasan cuando la gente se automedica con productos veterinarios:

Un 2.0 Star ofreció comprarme Es Evidente para que yo escriba con más frecuencia y ganar plata. Hasta ahí venía bien, pero el argumento de convencimiento fue “imaginate que yo tengo varias empresas que ya son clientes, podemos hacer alguna mención en tus posts, así como si fuera natural, como si tuviera que ver, ni se nota. Además nadie sospecharía que EsEvidente está sponsoreado. Todos lo hacen, que… vos… ¿no querés ser blogger?”.

Otro talento me ofreció armar un blog para competirle a… ¡¡¡¡¡BESTIARIA!!!!!! Justo, igualito, tal-cual. Ese me parece que nunca leyó ni este blog, ni el de Bestiaria. Por Dios, que estoy más cerca del detrás de escena de South Park que de una chica Almodóvar.

Una más: otro me llamó POR TELÉFONO -ojo, nada de mails para que no lo reenvíe, obvio- para que escriba como si fuera otra persona, en su blog. Digamos que para ser ghost-writer de ghost-writer famoso. A todo esto, el ghost-writer famoso le dió mi nombre porque le dijo que YO (justo) era la única persona “que podía ser ghost-writer de él” WTF?

Un famoso emprendedor -de esos que creen que le inventaron el carozo a la banana- me dijo: “Te pago el doble de lo que te paga XX para escribir Es Evidente, pero cerrálo y empezá a escribir lo mismo en mi red de blogs”. Todavía estoy preguntándome de donde sacó que Esevidente estaba bancado por alguien más que yo, ¡¡¡o mucho menos que XX ponía plata!!!

Agradezco enormemente que piensen que hay algo atrás de Esevi y que me tengan tanta fe como para pensar que esto es un negocio. Como diría The Mask: “You love me. You really, really love me!”

Inmunidad diplomática

La gente se preocupa demasiado por tener muchos lectores en su blog, pero la parte buena de tener pocos -como Esevi- es que uno puede decir la mayor cantidad de atrocidades que le vengan en gana, sin tener que preocuparse por quién lo leerá.
Ya me han hecho varias advertencias al respecto de mi des-respeto hacia lo íconos blogueriles o emprendedoriles, pero la verdad es que no me importa un rábano ¡PORQUE NO ME LEEN!
Ese anonimato me da una ventaja comparativa con blogs super leídos, que tienen que cuidarse el culito cada vez que van a dar una opinión y se preocupan tanto por no deschabar a nadie que tienden a hacer artículos tan sosos como una galleta marinera sin sal y apta para celíacos. ¡Y hasta se ponen de acuerdo para hacer mierda a alguien o algo! como para pseudo-agitar el avispero every now and then.
No se mojan las patas más que para recomendar los libros de O’Reilly, Drucker o Katzenbach, andan como marmotas atrás del último chiche de Apple -que seguro que Stevie está esperando que le digan que está bueno, ¿no?- o explicando lo maravillosa que es su vida desde que tienen la Blackberry -claro, RIM se inspiró en ellos para crear el servicio-.
Palabras más, palabras menos, ningún blogger puede hacer alguna diferencia. El muy leído porque vive con los pañales puestos y el poco leído, porque le habla al calefón. La desventaja del blog popular que no puede decir nada -o que se hace el transgresor diciendo “nadeces”- es que, casualmente porque se come sus propios pensamientos, nunca podrá generar EL EFECTO MARIPOSA ;) que armamos los pelotudos con un blog.

Las apariencias (no) engañan

Hay cosas que hacen que uno se convierta en un blogger famoso: Tener problemas para cobrar AdSense, Tener trolls, Curtirse a un blogger famoso o Que te hackeen el sitio.
Pero resulta que de la enorme propuesta bloggera que hay en la actualidad, conseguir juntar 100 dólares de Adsense; que alguien esté lo suficientemente al pedo como para hacer comentarios maliciosos con frecuencia; curtirse a un blogger famoso con tanto gay que no ejerce; o que te rompan el blog con la millonada de patchs de seguridad que tienen los CMS es casi imposible.
Pero si estás encaprichado con “pertenecer” al pequeño grupo, no es necesaria la participación de terceros y podés, solitariamente, encargarte de que te sucedan estos blogger-issues. He aquí una guía de lo que hacen los “Top Bloggers” para alzarse con el galardón de Ser Blogger, según en grado de dificultad. Obviamente, mientras más difícil la tarea, mas groso vas a ser y con la combinación de varios “problemas” te mandan el diploma y la medalla.

AdSense, nivel de dificultad 1: Con postear en Twitter que fuimos por tercera vez a Western Union y no nos pagaron, con varios links a otros blogs que SI juntan solidarizándonos, ya zafamos el primer ítem.
¿Curtirse a un blogger famoso?, nivel de dificultad 2: Piece of cake, hay que decir que estás arrepentido de haberte apretado a alguien y “aclarar que no pasó nada” para que ese falso rumor se convierta en una declaración de la ONU. Además que con lo ególatras que suelen ser los bloggers famosos, la posibilidad de que el/la implicado/a lo desmienta es de 1 en 10.000.
Trolls, nivel de dificultad 3: Bueh, ni da para explicarlo… pero si aún no te diste cuenta de cómo funciona tenés dos opciones: A. hacerte vos mismo comentarios en contra o B. tomar de punto a alguno de los subnormales que te comentan y meterle leña para que se caliente peor.

Ahora… la de que te hackeen el blog… ¿no estaremos exagerando? Yo estoy de acuerdo que hay blogs -como este- que están hechos como el culo, con un theme todo toqueteado mal que pueden ser fácilmente destrozados ¿a quién va a interesarle que lo rompan? Lo siento, pero la bola de que a todo el mundo se le metan por la puerta de atrás y le meen en la alfombra virtual NO ME LO CREO. Anyway…

Blog Hacking, nivel de dificultad 5+3+2+1=11: Hacé lo que hacen todos los fake hacked, reemplazá la hoja de estilo de tu theme por una de otro, hacé un backup de la base de datos, borrala y poné un sólo post que diga “me cago en [autor del blog]” (NOTA: sirve cualquier otra frase soez e insultante) y la magia estará hecha. Tomate un par de horas y varios cacareos en Twitter, FFeed, etc. como para que cunda el rumor, meté una página de mantenimiento otras dos horas y volvé todo para atrás. De paso, podés alegar que no recuperaste todos los posts o comentarios y matar alguno que no te guste más.

Entonces, lo que te convierte en un blogger famoso es tu capacidad de armar semejante bluff (como hacen todos).

Como reconocer a un NO Blogger

  • Escribe cuando tiene ganas y eso no pasa muy seguido. Por las dudas tiene algunos posts tontos preparados por si no se le ocurre nada.
  • Si hace 15 días que no postea nada, le da un poco de culpa, pero no hace nada al respecto. También tiene semanas que mete dos boludeces por día de las que se arrepiente.
  • Se olvida de linkear el artículo de origen y lo edita DESPUÉS de que alguien se lo hace notar. Demasiado tarde.
  • A veces mete algún widget o bloque de AdSense y le queda todo corrido en la plantilla, pero lo deja así.
  • Cuando ve blogs famosos se le escapa la frase “¿Pero cómo mierda?” con algo de furia.
  • Toma apuntes en papeluchos que va encontrando en la cartera/bolso/mochila/bolsillo, porque AdSense todavía no deja lo suficiente para Moleskines.
  • Cuando se le ocurre una idea de post genial recuerda que, en realidad, es algo que leyó en otro blog.
  • Nota que a su blog le faltan cosas para hacerlo interesante, pero no tiene idea de que cosas son.
  • Pasa de tener 60 botoncitos en el sidebar a tener 5, TODAS LAS SEMANAS.
  • Chequea Technorati y Google Analytics 118 veces por día y siempre está igual. Empieza a dudar de la efectividad de las herramientas.

Si te sentiste identificado con todos los puntos: Join the club!
Si te sentiste identificado con varios puntos y no entendés alguno: Es cuestión de tiempo, Join the club!
Si te sentiste identificado con algunos puntos –pocos-: Estás por convertirte en Blogger.
Si pensaste “Yo hacía eso” con una sonrisa cuando lo leías: Sos Blogger.
Si no te identificaste con ningún punto: No tenés blog (pero deberías probar tener uno).

No soy blogger

Entiendo perfectamente a los que se quejan porque cualquier pelotudo puede tener un blog. Y me banco mil estar entre esos pelotudos. Y pido disculpas a los que no son pelotudos por lo que voy a decir, porque alguno, por ahí, cae en la volteada.
Ahora… que cualquier pelotudo se haga llamar blogger, ya me irrita. Yo no soy blogger. Yo tengo un blog, que no es lo mismo. ¿O todos lo que tienen perro se llamar perrers, o los que tienen un gato gatters, o los que tienen una amante amanters? Vamos, que no todos los que tienen un auto son pilotos; ni los que viajan en avión, azafatas; ni todos los que tienen piloto, Humphrey Bogart.
Hay, desde ya, gente que “trabaja” de tener un blog y esos SI me parecen bloggers. Pero todos los demás somos “cualquier pelotudo que tiene un blog”. Porque resulta que lo más fácil del mundo es ser 2.0, cualquier vago/a que sepa armar un usuario en cualquier cosa es un “nativo digital”. PE-RO-POR-FA-VOR!!!!!!!!!!
-Naaaaaaaaa, Pirulo “es blogger”- es la pavada que más se oye por estos días. Cuando en realidad, Pirulo tiene un blog que usa –pura y exclusivamente- como promoción de sus diversos kioscos y lo único que genera son gacetillas de sus productos. Ejemplos abundan, no me hagan enumerar porque se me va a ofender mucha gente.
-Naaaaaaaaa, Mengana es blogger- es el caso de no-sabia-si-hacer-el-curso-de-
porcelana-fría-o-escribir-que-mi-mamá-me-dice
-que-escribo-lindo-y-la-psicóloga-me-
dijo-que-me-haría-bien-expresarme-con-libertad.
Creo que todo el mundo debería tener un blog, porque –Gracias a Dios- cualquier pelotudo puede tener un blog, y eso es fantástico. Pero propongo que seamos honestos con nuestra propia conciencia y dejémonos de joder con los títulos, que ya sabemos lo complicado que es cuando se dan cuenta de que mentías (preguntale a Blumberg).
Espero sumar a alguien a mi Cruzada Tengo Un Blog Pero No Soy Blogger, a ver si en la blogósfera hay gente que se la banca tanto como para reconocerlo y tienen la suficiente autoestima como para poder ser interesantes aunque no sean bloggers (OMG).
(en breve armo un badge, un meme, un tag en technorati y todas esas cosas que le dan seriedad)