Dos amigos

– Dejá ese teléfono ¿Te pasa algo? Estás como colgado, man.
– Nada. Bah, fantasías inconfesables, jajajaja…
– ¿Tenés fantasías? Pensé que ya las habías hecho realidad: tenés toda la facha, un laburo excelente, proyectos, las mujeres que se te antojen…
– Siempre hay algo que uno no tiene.
– Por eso, vos conseguís lo que querés. Siempre.
– Bueno, no todo. Parece que tengo todo pero no. Pensé que las últimas fantasías que me quedaban tenían que ver con alguna porno clase B, pero estoy empantanado en la vida real. Inquieto en la vida real… dejá, es una estupidez.
– Entonces dejate de joder. ¿qué querés, ponerte una verdulería? Sos un inconformista. ¿A qué le tenés miedo? ¿A ser feliz? Dale, vamos a buscar a las chicas.
– Vamos.

 

– Dejá ese teléfono ¿Te pasa algo? Estás como colgado, man.
– Nada. Bah, fantasías inconfesables, jajajaja…
– ¿Tenés fantasías? Pensé que ya las habías hecho realidad: tenés toda la facha, un laburo excelente, proyectos, las mujeres que se te antojen…
– Siempre hay algo que uno no tiene.
– Por eso, vos conseguís lo que querés. Siempre.
– Bueno, no todo. Parece que tengo todo pero no. Pensé que las últimas fantasías que me quedaban tenían que ver con alguna porno clase B, pero estoy empantanado en la vida real. Inquieto en la vida real… dejá, es una estupidez.
– Te lo dije antes: siempre conseguís lo que querés. Go for it. Sino estás yendo a menos, no sos vos. ¿A qué le tenés miedo? ¿A vos mismo? Dale, vamos a buscar a las chicas.
– Vamos.

 

Y vos ¿ya sabés con cuál de estos dos amigos preferís tener esta charla?